sábado, 21 de enero de 2012

Déborah F. Muñoz ¡Opina!

Itsy es una magnífica escritora, que siempre me sorprende con su optimismo y sus ganas de superación.
Nunca se queda estancada, evoluciona constantemente y no tiene inconveniente en preguntar y en aceptar las críticas para mejorar en lo que pueda, apoyando a los demás en la medida de lo posible. Creo que esas son unas características muy necesarias no sólo para ser un buen escritor, sino también una buena persona, así que no puedo más que esperar que siga haciendo obras maravillosas y desearle mucha suerte y que alguna editorial se fije en el gran filón que es.

martes, 17 de enero de 2012

Judit Blasco, ¡Opina!

Conozco a Itsy desde hace casi 3 años y nada hubiese vaticinado que después de una durísima crítica por su parte podría llegar a formarse una amistad y que juntas emprenderías varios proyectos literarios e iríamos creciendo.
He tenido la suerte de leer su blog desde el primer día, de ver como "Un mundo por descubrir" daba paso a otros relatos más maduros y diferentes.

De Itsy sólo puedo decir cosas buenas; pero sobre todo que se toma la escritura con la seriedad que ésta merece. Trabaja hasta el agotamiento para conseguir ese sueño que tanto merece cumplir; el de ser una escritora con su libro publicado y por fin va a conseguirlo.
Sus novelas son brillantes por su originalidad, por sus giros inesperados y porque abunda el carisma de la autora, que es única. Es de las pocas bloggeras que me han enganchado en todas y cada una de sus facetas; pues hasta como reseñadora es buena.
Yo le vaticino un futuro brillante en este mundo de la literatura, pues su frescura esta a punto de inmortalizarse por fin y no dudo que será todo un fenómeno. Aunque yo no soy nadie para decirlo, ya todos lo verán.

jueves, 12 de enero de 2012

Judith Ruiz, ¡Opina!

Conocí a Itsy hace mas de un año, ya no recuerdo bien como solo que empece a leer sus historias en su blog y no pude parar mas.
Una historia que me llego mucho al corazón fue "Vida Entre Tinieblas", enfocado con mucho respeto en un tema tan delicado como los problemas psicológicos. Una historia que no deja de ser tierna y dramática a la vez. Muy bien narrada desde el punto de vista del doctor y de la propia protagonista en donde nos enfoca la visión de una mente perturbada pero que todo tiene una respuesta, un porque de estas situaciones.
Es difícil dejar de interesarse por una historia tan bien contada como esta, te mantiene interesada todo el tiempo y quieres saber mucho mas a medida que vas avanzando. Realmente es imposible dejar de leerla.
Pienso que Itsy tiene un futuro muy prometedor y eso lo dicen la cantidad de comentarios que a recibido a lo largo de los capítulos que ella nos a ofrecido en su blog y que en su mayoría son siempre muy positivos.
Como una humilde lectora mas digo que vale la pena leer sus obras porque tienen su estilo propio, no encontraras algo igual porque ella es única y muy bien definida en su estilo de narración tan directo y audaz.
Ojala que muchos le den la oportunidad de poder leerla cada vez mas y que sus futuras obras puedan ver la luz próximamente.
Se lo deseo de todo corazón.

Judith Ruiz

martes, 10 de enero de 2012

José Javier Souto, ¡Opina!

No hace tanto tiempo que Itsy Pozuelo y yo nos cruzamos por Facebook. No sé muy bien quien pidió amistad a quien y la verdad, tampoco tiene importancia, lo verdaderamente significativo es que nuestras respectivas obras cambiaron de manos, yo le pasé mi libro de poemas y ella me entregó su novela: Un mundo por descubrir. En un principio se me hace difícil entender como con palabras tan simples puede llevar tan bien el desarrollo de la trama. Con frases bien empleadas, con diálogos creíbles y un suspense, ni excesivo, ni breve, logra que el conjunto sea agradable y que enganche de forma casi pertinaz al lector. Es una historia viva y cargada de sentimiento e incertidumbre, con ese grado de atracción necesario para que guste. Cuando concluí de leerla, me quedo ese agradable sabor que deja una novela bien realizada.


Luego coincidimos cuando una editorial nos propuso publicar nuestras obras. Su ilusión se desbordó, pero por cosas del destino no alcanzó su objetivo y en lugar de achicarse, sacó fuerzas y luchó, siguió hacia delante, continuó trabajando con convicción para alcanzar sus pretensiones.
Itsy Pozuelo es esa clase de escritores que seducen con las palabras. No se rinde y lucha para mejorar día a día. Merece la pena perderse en su obra y disfrutar hasta la última palabra. Gracias por deleitarnos con tu arte y espero que pronto nos sorprendas con otra de tus obras.

Beatriz Naveira, ¡Opina!

"Lo que más me gusta de Itsy Pozuelo es su fuerte carácter y su manera de ver las cosas. Ella sabe lo que quiere y hace todo lo posible por conseguirlo, pero sin perder la compostura y sus derechos en todo momento.
Conozco a Itsy desde hace tiempo, cuando estaba acabando Un mundo por descubrir. A pesar de que no suelo leer nada de estilo juvenil por miedo a sorprenderme con un pastelón, su novela me terminó enganchando. Incluso lloré con el final, que me demostró que merecía la pena seguir leyendo todo lo que publicará, no solo porque al poco de conocerla ya la consideraba una gran amiga virtual, sino por su potencial.

Y no me equivoque. En su trayectoria, imposible categorizarla en un género, vemos como madura profesionalmente, desde una principiante hasta una escritora que maneja el "lienzo" del papel y la "brocha" del bolígrafo con bastante soltura. 
Es una pena que, a día de hoy, no haya editorial que publique UMPD, pues se lo merece por su frescura, tesón y habilidad. Pero ¿ Sabéis que es lo bueno? Que sé que Itsy va a mejorar hasta niveles astronómicos y que, tarde o temprano, obtendrá su ansiado y merecido premio: la publicación en solitario de una de sus novelas, eso que te hace sentir "una escritora completa"
Ahora, solo resta esperar....

lunes, 9 de enero de 2012

Elisa Tarancón, ¡Opina!

"Si hay una palabra que define a Itsy esa es perseverancia. Eso es lo que ha hecho que año tras año mejore, esa tenacidad que tiene por ver que sus palabras lleguen a todos los sitios posibles y sobre todo al corazón de sus lectores.

Todo esto lo demuestra con facilidad en todos sus escritos. En el tiempo que llevo leyéndola he podido ver con alegría cómo va mejorando cada día, haciendo historias cercanas, de esas que son difíciles de olvidar. El abanico de personajes que llega a manejar es amplio. Algunos son simples, otros complejos, pero todos con su razón de ser, todos con su historia y sobre todo, cada uno de ellos tiene un alma única. 

Para mí las historias de Itsy son el bálsamo ideal después de un día ajetreado. Envolverte en sus relatos, sus poesías y pensamientos ayudan a relajarte y disfrutar de vidas ajenas, pero tan cercanas que hasta parecen la tuya propia.
Pero sobre todo, lo bueno que tiene esta gran escritora y aún mejor persona, es que nunca dejará de intentar superarse para ofrecernos lo mejor de su pluma."

domingo, 8 de enero de 2012

Dolly Gerasol, ¡Opina!

 "Hace aproximadamente cinco meses que conocí a Itsy y pude descubrir a una escritora que pone lo mejor de sí en cada frase que emite su pluma creadora. Su novela "Un mundo por descubrir" es una muestra clara de su vocación. Quiero decirle a Itsy que siga adelante, que sus esfuerzos serán
recompensados y le deseo muchos éxitos literarios".

Juan Jesús Iglesias, ¡Opina!

Un mundo por descubrir, eso me ha parecido tu obra. Después de leer tu prosa y tu poesía, he llegado a la conclusión de que eres una autora con un futuro brillante por delante.  Y en cuanto a la introspección  tengo que decir me encanta encontrarla cuando se hace bien, y en vidas paralelas creo que  haces un buen papel narrando y al mismo tiempo mostrando los sentimientos de incertidumbre de la protagonista, que dicho sea de paso: si hay algo que cansa en esta vida y desgasta es la misma incertidumbre.
Tu narrativa es sencilla y ágil. Los diálogos claros, directos y enlazados con el narrador. Como debe y tiene que ser, a mi entender y desde mi punto de vista.   Un punto fuerte de una obra es ése: que el lector no sienta que se arrastran las palabras y que se apalanca, se atasca y tiene que esperar una página detrás de otra perdiendo la noción de la historia y paulatinamente el interés.
Y como estás a caballo entre la prosa y los versos, ahora me gustaría referirme a ellos. Nunca había leído poesía antitaurina.  Tiene los matices que quieres dar en forma de hacer ver la protesta, la rabia, el dolor y un sentimiento de rechazo muy claro y palpable. Esa travesía tuya me parece de lo más interesante.
Ahora refiriéndome a ti en vez de a tus obras, veo la escritora perseverante, refinada en sus escritos y ambidiestra haciendo las cosas bien cuando hace lírica, cuando narra o cuando decide que debe ordenar las palabras en versos.
Por mi parte, el acicate es que sigas así y seguro que mejoras con el tiempo que llevas y el que te queda.

sábado, 7 de enero de 2012

Raquel Cruz, ¡Opina!

"Hace mucho tiempo que conozco a Itsy Pozuelo y siempre la he visto trabajar con gran optimismo. Siempre acepta los nuevos retos con alegría y nunca la he visto rendirse. No importa si al final esos planes se tuercen: ella se levanta, se sacude el polvo de las rodillas y sigue caminando. Itsy es un ejemplo de constancia y superación para todos aquellos escritores noveles que se tambalean ante los golpes. Porque cualquiera que pertenezca al mundillo de la escritura, sabe que no es fácil. En este mundillo abundan los períodos largos de espera y las negativas. Por eso es muy importante que un escritor sea constante, se arme de paciencia y continúe luchando. Itsy tiene todas estas cualidades que la han hecho crecer como escritora. La han hecho ganar una experiencia que se ve reflejada en sus escritos y además, le han permitido seguir avanzando en su desarrollo literario. Igualmente tengo que decir, que se atreve con cualquier género por distinto que sea: romántica, misterio, Chill out... ¡hasta poesía! Es una escritora muy variable, por lo que es otro punto a su favor. Itsy llegará lejos con esa actitud."
                                                                                          
                                                                                                                                                               Raquel Cruz.

jueves, 5 de enero de 2012